Una reforma diferente. Ideas frescas, consejos útiles y cercanía.

Comunicación:

La primera toma de contacto con el cliente es clave, se trata de un proceso en el que podamos conocer y  sus gustos y necesidades, por lo que es necesaria una comunicación fluida cuyo objetivo es buscar las mejores soluciones y los estilismos más favorables para cada espacio, conjugando su criterio con el de nuestra creadora de espacios Sonia Escribano.

Tras descubrir hábitos y características de forma de vida a través de ciertas preguntas y cuestiones, conseguiremos que este punto sea fundamental para plasmar en el proyecto su personalidad, que se implique y le haga sentir parte del proceso que dará como resultado un espacio personalizado. Por ello la fase de comunicación se convierte en una parte imprescindible del proceso creativo.

Asesoramiento:

Una vez recogida y analizada la información a estudiar, se analizarán los aspectos más relevantes, que nos servirán de base e inspiración en la presentación de distintas ideas. Recibirá asesoramiento sobre la distribución del espacio, creación y consecución de determinados estilos o ambientes, será aconsejado acerca de los diferentes materiales existentes y las prestaciones que ofrecen, y descubrirá  las  últimas tendencias decorativas, así como la elección de mobiliario y búsqueda de detalles y complementos con los que concluir el proceso con éxito, siendo adaptado  a la dimensión, la forma de ser  y de entender la vida del cliente.  Con todo esto, nuestro principal objetivo es lograr que perciba los espacios que creamos como zonas donde sentir, disfrutar y vivir, todo ello gracias al diseño y al buen gusto que hacen la vida más fácil y agradable.

Dependiendo del espacio que trabajemos (casas, oficinas, tiendas, restaurantes, hoteles…) se adaptarán las propuestas, siempre bajo la supervisión de personal experto y cualificado en cada tema.

Localización del producto:

Se facilita la búsqueda y suministro de todo tipo de productos seleccionados durante el proceso. Para ello visitaremos tiendas especializadas, previamente escogidas por nuestros profesionales, garantizando calidad y diseño donde encontrar artículos que permitan acondicionar totalmente la zona a decorar, como pueden ser textiles, mobiliario, sanitarios, electrodomésticos, encimeras, revestimientos, complementos, iluminación, floristería, etc.

Como cada trabajo es personalizado, su proyecto se ajustará al presupuesto determinado por el cliente, es decir, él mismo fija un presupuesto máximo al cual se adaptará el interiorista, permitiendo obtener ambientes de diseño, creados por un profesional.

       Personal shopper:

        Nos encargamos de gestionar todas las compras necesarias de mobiliario y piezas de                                decoración, así como transporte y recepción de producto. A veces, la falta de tiempo y en                        ocasiones de ganas, hacen este servicio imprescindible para una mayor tranquilidad de los                    clientes.